11 consejos para amamantar con pechos grandes

Algunas mujeres tienen de por si pechos grandes, a otras les crece sustancialmente después del embarazo. Lo que puede parecer toda una ventaja frente a las mamás con pecho pequeño se puede convertir en un desafio cuando nos pongamos manos a la obra.

En las etapas iniciales, tanto el bebé como la madre están aprendiendo a comprender los conceptos básicos de la lactancia materna y lo que funciona para ellos. En tal caso, tener senos grandes puede ser más complicado para hacer encajar el pezón en la boca del bebé. Pero no hay que desesperar, simplemente lleva un poco más de tiempo comprobar si el bebé se ha enganchado correctamente.

En ocasiones, las mujeres experimentan algo de dolor después del parto y sabemos que dar de mamar al bebé mientras aguanta el dolor o la sensibilidad de sus pezones es una tarea complicada. Otros de los problemas más comunes es que haya mamás que se preocupen porque el pecho podría asfixiar al bebé al cubrirle la nariz o toda la cara, etc. etc. Te aclareremos todas estas dudas y más con la lista a continuación.

1. Pechos grandes y el suministro de leche materna

Uno de los mitos más populares es que el tamaño de tus pechos determine la cantidad de leche que producirá. Tanto mujeres con pechos grandes como con pequeños pueden sufrir de las mismas dolencias: exceso de leche materna o carencia de ésta.

¿Poca leche materna?

Se han dado muchos casos de mamás con pechos grandes teniendo problemas con un suministro bajo de leche materna. Ciertas afecciones como el SOPQ, la obesidad, el hipotiroidismo y la resistencia a la insulina pueden afectar la producción de leche materna. Por lo tanto, es importante tener un seguimiento por parte del médico para asegurarse de que el bebé aumente de peso equilibradamente y no afectará negativamente a su desarrollo.

¿Exceso de leche materna?

Un exceso de leche materna suena como una bendición pero la verdad es que puede causar problemas tanto para ti como para el bebé. La producción de demasiada leche materna puede provocar congestión mamaria y dolor. Esta congestión puede derivar en que los pechos se endurezcan y los pezones se aplanen, dificultando así la ingesta de leche por parte del bebé debido a un peor agarre.

Estos son problemas más comunes de lo que crees durante la lactancia, en este post hablamos de las causas y soluciones de la irritación de los pezones durante la lactancia.

amamantar con pechos grandes
Baby photo created by freepic.diller – www.freepik.com

2. Pide ayuda siempre que la necesites

Muchas mamás tienden a evitar pedir ayudar. Entendemos que es un tema muy íntimo pero hay que naturalizarlo. Personas que sean de por si tímidas o reservadas lo tendrán especialmente complicado al principio. Uno de los principales motivos por no pedir ayudar es sentir la presión de que deberían saber esto de forma intuitiva y pedir ayuda les diera una imagen de madres poco dedicadas.

Nada más lejos de la realidad. Pide ayuda siempre que la necesites, como irás viendo a lo largo de esta lista, las dudas y problemas son varios y conocidos por todas, así que no tengas reparo en expresarte. Muchas hemos pasado por algo así antes.

En nuestro blog nos dedicamos también a solventar dudas acerca de la maternidad, aquí puedes ver todos los posts sobre ello

3. Encuentra un sostén que te quede bien

Encontrar sostenes bien ajustados pueden ser un problema para mujeres de pecho grande, y si hablamos de tops de extracción aún más. Sin embargo, no hay que olvidar que los tops de extracción bien ajustados son esenciales, ya que sin una presión óptima sobre los conductos de leche y el tejido mamario puede llevar a situaciones peores. Puede darse por ejemplo el caso de obstruir los conductos o sufrir una distensión de pecho y espalda.

Por eso es recomendable siempre encontrar un ajuste óptimo. Si no lo encuentras en tiendas físicas, consulta en internet, suele haber más catálogo de productos y siempre puedes preguntar en los múltiples foros femeninos que encontrarás por tu zona.

4. Dosifica las comidas y mantén un control sobre el peso del bebé

Si nos encontramos en la situación de que nuestros pechos grandes contienen mucha leche, nos podemos encontrar en ocasiones que nos darán poca leche también. Por lo tanto y como hemos dicho antes, es necesario que un médico haga seguimiento del bebé para evitar desequilibrios alimenticios. No debe faltarle alimento ni tampoco excedernos.

Si nos excedemos esto puede cambiar los ciclos de alimentación del bebé creando intervalos más largos entre ellos. Es muy importante seguir un horario más o menos fijo en el que alimentemos a nuestro bebé, pero también es importante fijarse en el bebé y aprender a interpretar sus signos (cuando tiene hambre o quiere otra cosa). Todo es una cuestión de tiempo, el bebé pronto aprenderá a agarrarse fácilmente a tus pechos, ya sean grandes o pequeños.

En esta etapa de alimentación, además de una dosificación de comidas, es muy importante que el bebé digiera la comida bien y evitar los cólicos.

Si necesitas más información acerca de como combatir los cólicos en tu bebé, aquí te explicamos todo lo que debes saber sobre biberones anticólicos.

la dieta del bebé

5. Suaviza tus pechos si están duros y llenos de leche

Si tus senos están tensos y excesivamente llenos, podrás usar un sacaleches o extraerlo manualmente antes de comenzar a amanatar. De esta manera, ablandarás tu pecho y será más fácil que el bebé se agarre y pueda alimentarse tranquilamente.

También se dan casos de mamás con pechos medianos o pequeños antes del embarazo, pero que pueden llegar a hincharse mucho más de lo que uno podría esperarse. Esta condición se la conoce como congestión mamaria, y pueden ser muy dolorosos para la madre.

Especialmente en el caso de mujeres con pechos grandes, estos pueden llenarse muy rápidamente de leche, incluso cuando no sea el momento de alimentar al bebé. Esto provoca que sea relativamente común que los senos se pongan extremadamente tensos y pesados, lo cual no solo afecta a la alimentación del bebé si no que además es molesto para las mamás. Por lo tanto, repetimos, es importante intentar bombear ese exceso de leche o bien almacenarla para poder usarla más tarde.

6. Practica con un espejo

Para que el bebé se alimente comodamente es extremadamente necesario encontrar una posición óptima para ti.  Hacer uso de un espejo puede ayudarte a entender la colocación de la boca del bebé y la ubicación de tu pezón. Dado que los pechos grandes te pueden dificultar la visión, podremos hacer los ajustes necesarios a través del reflejo de un espejo.

Si te sigue siendo dificil ubicar con exactitud la boca del bebé y tu pezón, trata de amamantar directamente mientras estás sentada frente a un espejo o cerca de él. El espejo puede darte una mejor vista de tu pecho y del bebé mientras se agarra a tu pecho.

embarazada con espejo

7. Experimenta con diferentes posiciones

Recuerda que cada posición de lactancia tendrá una eficacia diferente para las diferentes etapas de lactancia, especialmente a medida que el bebé crece, así que no tengas miedo de experimentar.

Posición de cuna

La posición de cuna es una de las técnicas más fáciles y sencillas para asegurar una lactancia exitosa en el caso de mamás con senos grandes. En la posición de cuna, la mamá sostiene los pechos y los aplana de manera que el bebé pueda sostenerlos fácilmente en su boca. Esto hace que sea más fácil apuntar el pecho y dejar que el bebé se agarre correctamente a él. Esta posición suele ser la más natural y sencilla, especialmente cuando estas empezando.

Cuna cruzada

Esta posición es similar a la de cuna, pero en este caso colocamos los brazos en otra posición. En lugar de sostener la cabeza del bebé en el pliegue del brazo, usas la mano de ese brazo para sujetar su pecho. Con el otro brazo rodeas la espalda del bebé. Sosten la cabeza, el cuello y el hombro del bebé con la mano en la base de la cabeza del bebé, con el pulgar y el índice a la altura de las orejas del bebé. Al igual que en la posición de cuna, el abdomen del bebé debe estar contra el tuyo. Es posible que necesites colocar una almohada sobre tu regazo para elevar al bebé hasta el pezón.

La posición de cuna cruzada te permite tener más control sobre la forma en la que el bebé agarra el pecho con la boca. Muchas mamás descubren que pueden lograr que el bebé se agarre mejor en esta posición.

Acostada de lado

Simplemente acuestate de lado con el brazo por encima de la cabeza. Esta posición evita que la mamá tenga que sostener a su bebé o su pecho. Manten el bebé a la altura del pezón y llevatelo al pecho. Es importante no llevar el pecho al bebé ya que puede ser un poco intimidante para el bebé además de una posición incómoda para tu espalda. Al colocar al bebé cerca del pecho, le das la libertad de comer a su ritmo, y desengancharse o engancharse de forma instintiva.

Como última recomendación e independientemente de la posición que uses, siempre es recomendable tener accesorios como un cojín de bebés. ¿Para qué sirven?

Si no tienes claro que son, en este post te explicamos todo lo que debes saber sobre cojines de bebés para evitar malformaciones como la plagiocefalia y la tortícolis.

8. ¿Cómo dar de pecho en público?

Es mejor practicar durante el embarazo con una muñeca por ejemplo para naturalizarlo y agilizarlo cuando se de el caso. En ocasiones, las mamás con mayor tamaño de pecho pueden correr mayor riesgo de sentirse incómodas por la mirada de extraños. Parece ser que este es una de esas cosas en las que el tamaño del pecho si que puede sentar un precedente. Sin embargo, no hay que incomodarse más de la cuenta, ya que no deja de ser una situación que se ha dado toda la vida, y por lo tanto natural.

Las mismas reglas se aplican a todos nosotros: la lactancia materna, sea cual sea la forma en que se la dé, siempre es algo hermoso. Mi consejo es que te centres en lo importante que es alimentar a tu bebé y no malgastes tiempo pendiente de las personas que les pueda incomodar. En este artículo de la BBC se habla más extensamente sobre el tabú de amamantar en público

9. Equilibra el peso de tus pechos

Los pechos grandes son pesados y pueden causar dolor de espalda y cuello, especialmente cuando están acompañados de ciclos largos de lactancia. Compra nuevos tops de extracción que puedan mantener tus pechos apoyados, así como facilitar el acceso al pezón.

Lo más probable es que los sostenes que lleves antes de amamantar sean demasiado pequeños, así que vale la pena invertir en un buen top de extracción. Como ya hemos dicho anteriormente, es especialmente importante que encajen bien. Que no sobre ni falte espacio.Usted puede incluso beneficiarse de un ajuste de sujetador para obtener el tamaño, ajuste y soporte correctos.

Si aún no sabes cuando es el mejor momento para comprarlos, nosotros te recomendamos el último trimestre, que es cuando los pechos están más cerca del tamaño que lucirán después del parto. Teniendo en cuenta el tema de comfort, es muy importante tener en cuenta que existen almohadas especiales para embarazadas que te ayudarán a poder dormir en una posición más natural.

Si todavía no has tenido a tu pequeño y quieres saber más al respecto, aquí te detallamos 15 beneficios de usar una almohada para embarazadas

lactancia tras cirugia de pecho

10. Cuida la salud de tus pechos

La piel cálida y húmeda debajo de los pechos es un caldo de cultivo ideal para las infecciones bacterianas, fúngicas y por hongos. Aquí tienes algo de información extra al respecto. A continuación te mostramos los casos más comunes.

Candidiasis

La candidiasis es causada por los mismos hongos que causan las infecciones vaginales. Estas infecciones micóticas a menudo ocurren en bebés, personas con enfermedades que afectan su sistema inmunológico y personas que están tomando antibióticos. Los hongos de Candida se reproducen más rapidamente en un ambiente húmedo y cálido debajo de los senos. Causan un sarpullido que a menudo desarrolla ampollas incómodas y pequeñas grietas. Como muchos otros sarpullidos, la candidiasis puede causar muchas molestias.

Las cremas antimicóticas se usan para tratar la candidiasis. Si la infección está más extendida, el médico podrá recetarte medicamentos antimicóticos para tomar por vía oral. También es importante mantener la piel seca.

Tiña

La tiña es otra infección micótica por hongos. Los hongos son organismos microscópicos unicelulares que se encuentran en el aire, el suelo, el agua, los animales y las personas. Los tipos de hongos que causan la tiña y las afecciones cutáneas relacionadas, como el pie de atleta y la tiña inguinal, son parásitos que se alimentan de queratina muerta. Esta es la proteína que compone la piel, las uñas y el cabello. La tiña aparece como manchas rojas y redondas de piel con un distintivo anillo rojo.

La tiña es altamente contagiosa y a menudo se propaga a través de toallas, sábanas y duchas compartidas. Incluso puedes cogerla a través de tu mascota. Las cremas antimicóticas de venta libre o de venta libre son efectivas en el tratamiento de la tiña.

11. No te preocupes, no ahogarás a tu bebé con tus pechos

11 consejos para amamantar con pechos grandesPor último pero no menos importante, asfixiar al bebé con el pecho es un miedo más común de lo que podamos pensar. Si te preocupa que tu pecho bloquee la nariz de su bebé mientras está amamantando, no eres la única. Es un miedo que muchas mamás con pechos grandes tienen. La realidad es que si el bebé se encuentra en esa situación dejará de amamantar, abrirá la boca y respirará.

Los retos de la lactancia materna se presentan en todo tipo de formas. Y con los pechos grandes, estos se agravan. Es importante mantenerse informada y consciente de todas las cosas mencionadas en esta lista. Tomar conciencia de todos estos pequeños retos y hacer al respecto reducirá tu ansiedad y cuidar de tu bebé se hará una actividad más placentera.

 

11 consejos para amamantar con pechos grandes
4.8 (96.92%) 13 votes

Deja un comentario

Compartir
Twittear
Pin